La Audiencia Provincial de Cáceres en su Sentencia, número 17/2016, de 18 de enero de 2016, ha condenado por responsabilidad civil a un abogado al abono de la cantidad de 61.449 euros por no haber solicitado la declaración de concurso voluntario cuando se lo instaron los administradores de la empresa que le contrató.

La actuación negligente del letrado provocó que la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) abriera un expediente administrativo contra la empresa, imponiendo una sanción a los administradores de ésta por no haber presentado la solicitud de declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que se conoció la insolvencia.

Según acredita la Sentencia, los administradores de la Sociedad encargaron la presentación de la solicitud a principios de 2012, pero el abogado no lo cumplió hasta el 10 de diciembre de 2013, teniendo lugar entre estas dos fechas la apertura del expediente administrativo sancionador contra los administradores.

Los gestores de la compañía, a quienes la TGSS les reclamaba el abono de la sanción de 61.000 euros, presentaron contra el letrado una demanda de resarcimiento de responsabilidad civil por culpa contractual y de responsabilidad civil profesional, por los daños y perjuicios causados como consecuencia de su falta de diligencia en el modo de proceder, ya que fue contratado, precisamente, para presentar la solicitud de concurso voluntario de la empresa por encontrarse en situación de insolvencia.

El abogado, en su descargo, alegó que el poder para pleitos que le había sido otorgado por la Mercantil era para la realización de otras tareas. Este argumento no ha sido acogido por el Tribunal, señalando éste que el retraso no ha sido suficientemente justificado por la parte demanda.